lunes, 17 de junio de 2013

Anécdotas de mi saco

                                   (Imagen: En la red)



                       El preso

Llevaba siete años como alcaide, por lo que descubrir aquella celda, excluida de todos los registros, lo perturbó sobremanera. Al aproximarse no fue el inquilino delgado y canoso quien lo desconcertó. Lo que lo dejo sin habla fue que únicamente pudiese abrirse desde dentro.

5 comentarios:

  1. De cuando las cárceles están de las rejas hacia afuera.
    Abrazos Barlon.

    ResponderEliminar
  2. Si te apetece compartir tus relatos echa una ojeada a esto
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ese tipo de cárceles suelen ser las de la mente, construidas por nosotros mismos.
    Saludos.
    http://laputayelescribano.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido muy ingenioso este micro. Felicidades.

    ResponderEliminar